Cuidado perro bravo

Carolina Ardila
2 min readAug 15, 2023

Cara impasible. Algunos le tienen miedo, pero qué pinche consentido y cariñoso puede ser. Algunos le ven imponente, generando respeto, y piensan que es su naturaleza, otros que qué daño le hicieron.

Él, de estructura ósea fuerte. Yo veo sus ojos, más claros con la cercanía, y sin duda los veo dulces. Me deja acercarme aún más y se calma.

Los días se miden en paseos. Un árbol meado. Un mensaje que descifrar. Un reto territorial. Así la vida de un perro domesticado.

Me gustaría ser perro. Me gustaría ser un pitbull.

Te abro la puerta. Te dejo entrar en mi casa. Ves las ardillas desde la sala. Estás intranquilo. Sufres un poco por no poder jugar con ellas que saltan y caminan con gracia por el cable de alta tensión entre poste y poste. Es un juego en el que no puedes participar. Tu mirada en ellas, mi mirada en ti. Se escuchan los aviones pasar.

Preguntas con los ojos si puedes quedarte. Te invito a dormir. Estás tenso. Estás fuera de tu territorio. Te despiertas. Te acaricio.

Quiero que te quedes conmigo. Sé que no es fácil confiar y sin embargo confiamos. Por un rato. Tú en esta humana sin perros. Yo en este perro inquieto pero impasible.

Me gustaría ser perro. Me gustaría ser un pitbull.

Ambos deberíamos andar con un cartel de advertencia: Cuidado perro bravo. Cuidado humana con traumas.

Nos acercamos ambos con mucha cautela y con mucho cariño para dar.

Así, otro día de paseo. Otro árbol meado. Otro mensaje que descifrar. El mismo reto territorial.

Me gustaría ser perro. Me gustaría ser un pitbull.

Hace un par de años dije que quería un perro bravo, pero lindo, que pretenda defenderme. Entonces me doy cuenta, que a veces quiero que me cuiden.

Dije, que quería un perro bravo pero lindo, con onda, para sacarlo a pasear a la media noche y sentirme con libertad porque voy con él o ella, que es bravo o brava, que defiende, pero sobre todo que me quiere.

Por eso quiero un perro. No cualquier perro. Un pitbull. Abrir la puerta y juntos elegir un camino, por él y por mí.

Me gustaría tener un perro. Me gustaría tener un pitbull.

--

--

Carolina Ardila

Como diría Alicia, la del país de las maravillas: A duras penas se quién soy. Se quién era cuando me levanté, pero he cambiado varias veces desde entonces.